Eduardo Elberg, el hermético empresario que no deja sector sin invertir